Omar Macias Pérez

Acerca de mí

Mi nombre es Omar Macias, soy cristiano, hijo de Dios, esposo y papá. Arquitecto titulado, consultor de marketing digital, diseñador, creativo, pero sobre todas las cosas siervo de Jesucristo. Estoy casado con Ruth Cetina Rosales, hija de dos generaciones de pastores y compañera de ministerio conmigo.

El contenido de esta página se encuentra en revisión, es muy probable que sea actualizado próximamente.

Adolescencia

Desde pequeño tuve inquietud y pasión por los libros, el intelectualismo y la literatura fueron un refugio para mí cuando era más joven e inseguro. Cristo cambió mi vida alrededor de los 23 años para tener un encuentro personal y una experiencia transformadora alrededor de los 27 u 28 años cuando todo cambió en mí ser y entonces pude ser nacido de nuevo.

De un trasfondo intelectual donde algunos años me refugié cuando viví muchos años sin Cristo al día de hoy mucho cambió. El intelectualismo junto con muchas otras cosas dejaron de ser necesarias en mi ser. La libertad plena de Jesús hace posible vivir sin ayudas, muletas o apariencias, e incluso todas estas inseguridades, posturas y caretas pueden ser un estorbo para poder conocer a Jesús.

“Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.” – Filipenses 3:8

Redención

Hoy en día no tengo ningún interés en cualquier tipo de intelectualismo o filosofías, la vida puede ser muy plena cuando tenemos a Jesús y eso es suficiente. A pesar de lo anterior, parece que el intelectualismo cristiano y el enfoque intelectual del Evangelio es algo que se ha perdido y confundido al menos en México. Lo anterior crea una gran cantidad de problemas debido a muchas razones entre las cuales la más importante es que pone una barrera a los intelectuales a comprender muchas facetas de la gracia y el amor de Dios.

“Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número.” – 1 Corintios 9:19

Nuestro objetivo como cristianos e hijos de Dios es predicar el Evangelio y hacer discípulos, ¿pero cómo podremos discipular y dar respuestas a los intelectuales si hemos renunciado a eso?

¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique? – Romanos 10:14

Recuperar Territorio

Es el momento de recuperar el territorio perdido y proclamar el Santo Evangelio de Jesucristo a los estudiosos, a los no estudiosos, a los que dudan pero quieren creer y a todos aquellos que aún no conocen la plenitud y la gracia redentora de Jesucristo que transforma vidas, sana enfermos, da gozo y da aliento pero sobre todas las cosas da vida eterna a el que cree.

“Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.” 1 Corintios 9:20-23

Se salvo

Estimado amigo lector, si has llegado hasta estas líneas tu alma está hambrienta de Dios, no hay intelectualismo, doctrina o religión que se pueda resistir a la gracia de Dios. Tú también puedes ser hecho libre y experimentar el amor pleno de Dios.

“Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.” – Romanos 10:8-13

Comentarios cerrados