El Anti-Intelectualismo cristiano daña la Iglesia » Cornelius

Anti-intelectualismo cristiano: 8 formas como daña a la iglesia

por • 9 abril, 2017 • Mosaico, Reciente, SliderComentarios (0)84

El Anti-Intelectualismo cristiano daña la Iglesia » Cornelius

La iglesia cristiana protestante en México y América Latina ha tenido diferentes etapas a lo largo de su tiempo de vida, en cada una de estas etapas han habido muchas corrientes y tendencias, una de ellas corrientes ha sido el anti-intelectualismo cristiano.

El anti-intelectualismo cristiano es una postura extremista nociva que pone toda su confianza en la fe y en el corazón, desechando la importancia de la mente y el intelecto. El intelecto y la mente no son algo negativo para el nuestro desarrollo y crecimiento en la fe, por el contrario son una poderosa herramienta. El problema es cuando estos se levantan y construyen argumentos en contra del conocimiento de Dios y no cuando no han sido sujetos a Jesucristo.

“Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.” – 2 Corintios 10:5

El presente es una traducción de un artículo acerca del anti-intelectualismo cristiano y los peligros para la iglesia escrito por el Pastor Brian Chilton. En el artículo se plantean 8 puntos muy importantes en los cuales se plantea el peligro y el daño que puede causar el anti-intelectualismo cristiano a la iglesia. El Pastor Brian tiene una amplia preparación profesional en las áreas de ministerio, teología, divinidades y apologética cristiana.

Anti-Intelectualismo Cristiano: 8 formas como daña a la Iglesia.

Por el Pastor Brian Chilton – Ver artículo en inglés

Cuando le preguntaron a Jesús cual era el gran mandamiento de la ley el respondió: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.” (Mateo 22:37-38). Parece que un aspecto de este mandamiento ha sido eludido en la iglesia moderna. Si, la iglesia muestra una gran necesidad de amar al Señor con el corazón, que es donde están la voluntad y las emociones.

Amar a Dios con la mente, Mateo 22 » Cornelius

La iglesia americana (y latinoamericana) moderna también se enfoca en el amor que uno debe tener por el Señor con nuestra alma, que es donde está nuestro ser consciente y la vida. Sin embargo un tercer aspecto del gran mandamiento parece que ha escapado a la iglesia moderna. A los cristianos también se nos ha ordenado amar al señor con nuestra mente. El extremo fideísmo (o sea el creer que la vida cristiana únicamente se trata de fe sin hacer uso de la razón) ha llevado a la iglesia a un estado conocido como anti-intelectualismo cristiano.

El anti-intelectualismo Cristiano según el diccionario Merriam-Webster es definido como un estado de “oposición u hostilidad a los intelectuales o a un enfoque o acercamiento intelectual”. En este caso, el enfoque intelectual es el enfoque intelectual a la fe cristiana. El anti-intelectualismo no solo nos impide cumplir con el gran mandamiento, sino que esa misma actitud también daña a la iglesia. Este artículo presenta 8 maneras en las que el anti-intelectualismo cristiano está dañando a la iglesia.

1. El anti-intelectualismo daña a la iglesia teológicamente

Anti-intelectualismo Cristiano » Cornelius
Al decir “teológicamente” simplemente me refiero a la manera como la iglesia percibe a Dios. El Dr. Daniel Mitchell, uno de mis profesores de teología en la Liberty University una vez dijo: “Entre más estudias a Dios, mas grande se vuelve”. Su declaración fue probada como verdadera. Muy frecuentemente los anti-intelectuales limitan su perspectiva de Dios, porque los anti-intelectuales fallan en examinar, investigar y contemplar. Ellos se pierden de la naturaleza vasta de Dios.

2. El anti-intelectualismo daña a la iglesia doctrinalmente

Al decir “doctrinalmente” me refiero a la manera como la iglesia percibe las interacciones de Dios con la humanidad. ¿Cómo percibe la iglesia a la salvación? ¿Cómo percibe la iglesia a la humanidad? La iglesia moderna ha permitido que la cultura popular dicte en estas cuestiones de acuerdo a tendencias y corrientes sociales.

Muy frecuentemente los cristianos modernos salen de la iglesia con gran entusiasmo pero sin ningún fundamento sólido acerca de lo que representa la iglesia y por qué representa ciertas cosas. Las cuestiones con respecto a la salvación han sido universalizadas, las cuestiones de la eternidad han sido comprometidas y las cuestiones con la humanidad han sido radicalizadas porque muchos de los cristianos modernos fallan en amar al Señor con sus mentes.

3. El anti-intelectualismo daña a la iglesia apologeticamente

Anti-intelectualismo Cristiano, dar razón de nuestra esperanza » Cornelius

Aquellos que conocen mi testimonio conocen por que dejé el ministerio por siete años y casi me volví un agnóstico. ¿Por qué? Porque mi fe fue sacudida por el Seminario de Jesús. Cuando le pregunté a los líderes cristianos por qué era que yo podía confiar en la Biblia ellos respondieron diciendo cosas como: “¡Porque es la Biblia!” “La Biblia dice que debemos creer en la Biblia;” y “¡No deberías preguntar ese tipo de cosas!”

No fue sino hasta que me encontré con el trabajo de apologistas cristianos como Josh McDowell, Lee Strobel, William Lee Craig, Gary Habermas y muchos otros cuando me empecé a dar cuenta que había muy buenas razones  por las cuales yo debería creer en la Biblia.

Muchas de esas evidencias que encontré vinieron de afuera de la Biblia, por ejemplo la arqueología, la evidencia de los manuscritos, etcétera. De haber contado con esta evidencia anteriormente nunca hubiera dejado el ministerio. El anti-intelectualismo cristiano está matando a la iglesia hoy en día porque somos dejados sin defensa de los crecientes ataques de los secularistas, ateos, agnósticos y afines.

Debemos recordar que somos instruidos a “Siempre estar preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en nosotros.” (1 Pedro 3:15). Hacer lo contrario es negar el amor que tenemos a Dios con nuestras mentes.

4. El anti-intelectualismo daña a la iglesia emocionalmente

Esta cuarta declaración puede sonar contradictoria. Muy seguido cuando se tiene que explicar algo en el cristianismo intelectual, las emociones son invalidadas. Sin embargo, las emociones son parte importante de los seres humanos pero también las emociones pueden llevarnos por mal camino.

El anti-intelectualismo encontrado en movimientos como el evangelio de la prosperidad frecuentemente causan muchísimo más daño emocional que el propio intelectualismo cristiano. Un adecuado entendimiento de teodicea, del sufrimiento y el problema del mal ayudarían mucho al creyente en momentos de gran angustia.

Palabra de Dios, consuelo en afliccion » Cornelius

Los proponentes del anti-intelectualismo cristiano están muchísimo menos equipados para lidiar con momentos de tragedia que aquellos con un sólido entendimiento de esos asuntos. De hecho, yo personalmente he sido testigo de pastores que defendieron al anti-intelectualismo caer en momentos de mucha mayor angustia y duda cuando se encontraron con problemas y sufrimiento.

La duda y stress que experimentan es mucho mayor que los de aquellos que se encuentran fundamentados en una fe intelectual. Una fe intelectual crea un fundamento para las emociones y demuestra la manera como una persona puede amar a Dios con la mente.

5. El anti-intelectualismo daña a la iglesia filosóficamente

La filosofía y la teología están entrelazadas en cierto grado. La teología es una rama de la filosofía. La filosofía, puesto simplemente “es una disciplina que se comprende en su núcleo central por la lógica, estética, ética, metafísica y epistemología”, o “la búsqueda de la sabiduría” (Diccionario Merriam-Webster). ¿Como vemos el mundo? ¿Como vemos a la sociedad? ¿Cuál es el significado de la vida? Estas son respuestas que todo mundo debemos responder. Cada persona diferente llega a conclusiones diferentes.

En una cultura donde a cada opinión le es dado el mismo valor es importante que el creyente entienda conceptos tales como verdad, lógica y valor. De otra manera, el creyente puede ser desviado por cualquier cosa que llegue en su dirección, o por el contrario, puede oponerse a cualquier cosa que tenga cierto valor. Algunos se oponen a la filosofía por la declaración que el Apóstol Pablo realizó a los colosenses diciendo: “Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” (Colosenses 2:8).

Un análisis más cercano a la declaración realizada por el Apóstol Pablo revelará que él no está descartando a la filosofía, sino que más bien está descartando la mala filosofía. En suma a lo anterior, la declaración del Apóstol Pablo con respecto a la filosofía es una declaración filosófica. En consecuencia podría parecer que lo opuesto está siendo incentivado por él mismo. Uno no debería evitar la filosofía. Uno debería evitar mala filosofía. ¿Cómo es posible conocer cuál es mala filosofía? Es posible conocer las malas filosofías porque se conocen buenas filosofías. Contar con buena filosofía es otra manera en que la iglesia puede amar a Dios con su mente.

6. El anti-intelectualismo daña a la iglesia socialmente

Parece que muchas personas son influenciadas por la política en vez de sus convicciones espirituales. Es seguro que también lo contrario suceda. Cuando uno permite que los partidos políticos y el fervor nacionalista dicte nuestras creencias uno puede ser muy aceptado entre el populacho, mientras que de esta manera podemos ser muy desaprobados por Dios. Los cristianos anti-intelectuales se encuentran mucho más propensos a ser influenciados por la política.

Todos somos uno en Cristo » Cornelius

El cristiano intelectual, uno que esté cimentado en los fundamentos de la fe cristiana entenderá el gran valor de todas las vidas a pesar de la raza, nacionalidad o género. La fe intelectual recuerda y comprende la veracidad de la declaración del Apóstol Pablo cuando menciona: “Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.” (Gálatas 3:28).

Cuando la fe intelectual comprende y hace una realidad la declaración de Pablo entonces es cuando es posible amar verdaderamente a Dios con nuestra mente… y seremos llevados a amar a nuestros vecinos como a nosotros mismos.

7. El anti-intelectualismo daña a la iglesia evangelísticamente

Cuando estaba en la prisión el Apóstol Pablo escribió: “Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, […] sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.” (Filipenses 1:12,17). ¿Cómo podría Pablo ser capaz de defender el Evangelio si no tuviera conocimiento de porque se debería de creer en él? Muchos anti-intelectuales cuentan con una limitada o incluso anti-bíblica perspectiva de la fe.

Los anti-intelectuales frecuentemente consideran que la fe es la aceptación de algo de lo cual no puede haber evidencia. O algunos de ellos pueden simplemente ver la fe como una muleta emocional. La fe no es demostrada en esa manera en la Biblia. Por ejemplo tomen en cuenta el uso de los milagros por parte de Jesús. El Señor no pidió una fe ciega. Él respaldaba sus palabras con demostraciones de poder. Jesús dijo: “Yo soy la luz del mundo” (Juan 9:5) y entonces proveyó “la luz” de la vista al hombre en el estanque de Siloe.

Jesús respaldaba todo aquello que decía

En la tumba de Lázaro, Jesús dijo a María y a Martha – las hermanas de Lázaro – al igual que a todos en ese lugar: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” (Juan 11:25). Esas fueron palabras muy audaces para decir en la tumba de un hombre, ¿no lo creen? A pesar de eso, Jesús demostró que efectivamente Él era la resurrección y la vida al levantar a Lázaro de vuelta a la vida. Jesús respaldó las cosas que dijo.

Al cristiano contemporáneo le corresponde conocer las evidencias de su fe. Esto proveerá una gran fortaleza a todos nuestros esfuerzos evangelísticos. Saber lo que creemos, saber por qué lo que creemos y conocer a aquél en quien creemos, para que podamos decir a otros acerca de aquél a quien nosotros servimos. Hacer tal cosa demuestra el amor que tenemos a Dios con nuestra mente.

8. El anti-intelectualismo daña a la iglesia espiritualmente

Finalmente, el anti-intelectualismo cristiano daña a la iglesia espiritualmente. ¿Como? Uno podría preguntarse. El Anti-Intelectualismo daña a la iglesia en muchas maneras. Haré un listado de solo dos para el propósito de este artículo.

Primero, el anti-intelectualismo cristiano daña la visión de salvación de la iglesia. Algunos han agregado o quitado del mensaje del Evangelio por una perspectiva no examinada de la salvación como se encuentra en la Biblia. Se han hecho falsas profesiones sin entender el sometimiento necesario para la salvación, esto es decir nuestro sometimiento a Cristo como el Señor de nuestra vida.

Anti-intelectualismo Cristiano, escudriñad las escrituras » Cornelius

Segundo, el anti-intelectualismo cristiano daña nuestro caminar espiritual. Algunos anti-intelectuales permitirán algunas cosas en sus vidas que no deberían estar ahí. Cuando se les confronta, las personas suelen decir: “Tengo fe y esos es todo lo que cuenta”. Dichas perspectivas provienen de una mala interpretación de la fe. Si una persona ha estudiado su Biblia, investigado pasajes y conservado un verdadero amor por aprender acerca de Dios, entonces uno podría desear someterse a Dios completamente.

Tal vez uno de los problemas de Integridad en la iglesia moderna viene de la pereza que exhibe de forma tan audaz el movimiento anti-intelectual. Tal cosa puede prevenirse al menos en cierta manera al amar a Dios con nuestra mente.

Conclusión del autor

Anti-intelectualismo Cristiano. Amar a Dios con toda la mente. » Cornelius

Socrates es conocido por decir “una vida no examinada es una vida que no vale la pena vivir”. Socrates tiene razón. De todas maneras, uno puede estirar un poco la declaración del filosofo al decir que “una fe no examinada no vale la pena tenerla”. La fe bíblica está entretejida con la razón. Debemos saber por que creemos en Dios y por que creemos en Cristo. Si uno simplemente acepta a Cristo porque nuestra familia o amigos lo hicieron, ¿es nuestra fe verdaderamente legítima?

Los cristianos no deberíamos estar asustados de amar a Dios con nuestra mente. Uno no necesita dejar el cerebro en la puerta de la fe. De hecho, la razón y la fe son complementarias porque servimos a un Dios real que provee confianza verdadera. El anti-intelectualismo cristiano es perjudicial para la iglesia. Es una tendencia que debe ser revertida. Charles Bugg lo dice mejor en la siguiente frase:

“No hay excusa para predicar que requiera que las personas dejen su mente fuera de la iglesia. En el gran mandamiento Jesús enseñó a sus discípulos a amar a Dios con toda su mente, su corazón y su alma. Algunos predicadores se ganan la vida atacando a la educación o subiéndose al caballo del anti-intelectualismo. El resultado es un tipo de demagogia que crea una sospecha injustificada hacia la educación. Los ministros necesitan hacer uso de la mente que Dios les ha dado y amar a Dios con ella plenamente. De la misma manera, ellos necesitan motivar a sus oyentes a amar a Dios con toda su mente.” – Charles Bugg, Preaching from the Inside Out (Predicando desde adentro hacia afuera). Nashville: Broadman Press.

Pin It

Publicaciones Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *